934 742 154 - 977 824 373 ambient@ambientservei.com
  • RSS
  • RSS

Hace semanas que los negocios de desinfección y control de plagas están centrados exclusivamente en la higienización de empresas, residencias e industrias || Los encargos se han disparado y abogan para mantener un saneamiento constante del entorno pero evitando abusar de los productos químicos

Limpieza a mano de una barandilla a la residencia de Balaguer.© Limpia a mano de una barandilla a la residencia de Balaguer. MONTSANT

Hasta hace un mes, sus principales encargos eran la desratización y el control de plagas. Actualmente, en plena crisis sanitaria, las empresas de desinfección e higienización viven por y para combatir la propagación del coronavirus en residencias, oficinas, talleres y naves. Una demanda que no ha hecho más que aumentar y que ha obligado estas firmas a centrarse en esta tarea, ya sea actuando directamente o asesorando trabajadores.

“Hasta principios de marzo la desinfección de espacios no era una de nuestras principales tareas, pero ahora no basura más que esto, hemos parado todas las campañas de control de plagas y a toda máquina”, señala una responsable de la empresa de desinfección Milsan, que explica que los principales clientes son “oficinas, naves industriales y algunas residencias”. El precio de estos trabajos depende de muchos factores. Señala que “pueden ir de los 200 a los 1.500 euros, en función de la cantidad de mobiliario que se tiene que limpiar”.

Reciben tanto encargos como consultes sobre como actuar, y el precio puede ir de los 200 a los 1.500 euros

Hacerlo es sencillo pero laborioso. “Hagamos un tratamiento nebulitzant que impregna la superficie y después repasamos a mano los elementos susceptibles que puedan tocar varias personas, como teclados, pomos de puertas o interruptores de la luz”, explica. Otra firma del sector, Montsant, señala que “las desinfecciones han subido mucho, y aunque continuamos haciendo encargos de control de plagas en lugares clave como empresas de alimentación o alcantarillado, no es prioritario”, señala Josep Domènech, técnico de esta empresa.

Actúan principalmente en “oficinas, vestuarios de empresas y centros de trabajo, pero a medida que las firmas vayan abriendo, la demanda aumentará”. En cuanto a cómo actúan, señala que “también utilizamos un nebulizador con microgotes en zonas que no se limpian habitualmente, como cortinas o debajo de las mesas, pero es importante señalar que, si se limpia bien y habitualmente, no hay ningún riesgo que se propague el virus, solo se requiere constancia y supervisión”.

“Con 20 mililitros de lejía por litro de agua es más que suficiente”
Domènech reconoce que durante las últimas semanas han recibido muchas consultas sobre como limpiar bien los puestos de trabajo. “Siempre aconsejamos el mismo, a nivel personal, basta con limpiar la mesa, ordenador y ratón con un producto de limpieza, pero sin pasarse con la dosis de material químico, a lo sumo veinte mililitros de lejía por litro de agua”. Recomienda “ventilar cada día diez minutos las habitaciones y oficinas, posar atención en la limpieza de maquinaria y transportes y, sobre todo, no utilizar productos químicos en exceso”. En cuanto a la desinfección de calles, Domènech considera que “transmite una percepción tranquilizante, pero no es efectiva”.

 

Noticia de Segre.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies